miércoles, 3 de noviembre de 2010

Aprendizaje Significativo

APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO 

Es una teoría del aprendizaje que establece que las personas aprenden mejor cuando se organiza el material que se está estudiando, en forma tal, que se pueda asociar o relacionar adecuadamente con lo que ya conocen o que han aprendido anteriormente.
Una persona aprende mejor si los nuevos conocimientos con los que está en contacto, tienen un significado y un sentido práctico; si éstos le son familiares a sus esquemas mentales y van a ser de utilidad en la vida ayudándole a solucionar los retos cotidianos.
Esta teoría describe la manera en que las personas aprenden comparándola con la forma tradicional de aprendizaje mecánico adquirido por simple repetición y que es parcialmente útil porque solo sirve para aprobar un examen escolar o para recordarse en el corto plazo y no queda incorporado permanentemente en la memoria del aprendiz.
Este concepto puede ser visto desde dos ángulos: aprendizaje en los adultos y aprendizaje en los niños y jóvenes. Será en este segundo caso donde se comentarán más ampliamente los ejemplos para de allí partir a su aplicación en la vida de un aprendiz adulto.

¿Cuándo se obtiene un aprendizaje significativo?
Cuando el material que se estudia es “reconocido” total o parcialmente por los archivos de la memoria y es cuando el “estudiante” establece que lo que está aprendiendo le va a significar un beneficio. Este proceso de reconocimiento logra también un incremento en la motivación del estudiante ya que descubre que lo que está tratando de aprender no es tan difícil; con ello, elimina el estrés que en muchas ocasiones se tiene cuando nos esforzamos por aprender algo.

¿Por qué es importante?
 Esto no se trata de cantidad sino de calidad y si queremos consolidar eficazmente nuestros aprendizajes, debemos primeramente diseñar la mejor manera de grabarlos en nuestra memoria y una de ellas es a través de conectar adecuadamente lo nuevo que queramos aprender con lo que ya tenemos aprendido.
Por otro lado, si somos responsables del aprendizaje de otras personas, debemos entender que ellas no son esponjas que van a absorber todo lo que les indiquemos de manera inflexible sino que debemos ayudar primero a que los aprendices estén motivados para que se encienda en ellos las ganas de aprender a aprender.

¿Quién nos regaló este concepto?
Fue David P. Ausubel quien, en el siglo pasado, acuñó la expresión Aprendizaje Significativo y con ella ha ayudado a muchos educadore

¿Cómo podemos propiciar el aprendizaje significativo?

El Dr Ausubel decía que el factor más importante para el aprendizaje en las aulas, era conociendo lo que el aprendiz ya sabe y por lo tanto, la acción inicial de cualquier profesor es la de investigar el nivel de conocimientos que poseen sus alumnos. Otro paso importante consiste en adecuar el diseño de los objetivos y los planes de acción para lograr alcanzar en tiempo y forma el programa trazado. También se tienen que diseñar adecuadamente los materiales de soporte para que éstos sean relacionables y “significativos” para los aprendizajes del nuevo ciclo escolar.

El diseño de los materiales debe hacerse de tal forma que éstos tengan significado o sentido lógico, coherente, organizado y que se relacione con lo que ya saben los educandos y que les sea familiar a su estructura cognitiva. Sería absurdo pretender que los alumnos aprendan cuando les hablamos en un lenguaje rimbombante y desconocido para ellos. Al respecto, se puede invertir tiempo en hacer ejercicios metafóricos, por ejemplo, si se está estudiando un nuevo concepto, se deben hacer ejercicios de reflexión para que los alumnos contesten la pregunta ¿a que se parece este nuevo concepto? y hacer que ellos lo mencionen en sus propias palabras.

El siguiente paso que pudiera seguir el profesor es el de invertir tiempo para convencer a los estudiantes acerca de los beneficios específicos que les aportarán los nuevos aprendizajes o el nuevo material que se va a estudiar.

Como dijo Albert Einstein cita de su vida de estudiante: “Había que meterse todo aquello en la cabeza del modo que fuera, tanto si lo disfrutábamos como si lo aborreciéramos”. Ahora podemos aprender de mejores maneras y una de ellas es a través de ponerle Intención, Atención y Dedicación a lo que aprendemos por medio de motivarnos y darle un significado y un sentido de utilidad al aprendizaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada